lunes, 31 de enero de 2011

ARREBATOS CARNALES


ARREBATOS    CARNALES
Por   Arely   González  Cabrera
Arrebatos Carnales es un libro de relatos, en los que el autor habla de 7 personajes importantes de la historia de nuestro país: Porfirio Díaz, José Vasconcelos, Maximiliano y Carlota, Francisco Villa, Sor Juana Inés de la Cruz y José María Morelos y Pavón.
Sobre Maximiliano de Habsburgo, nacido en Austria en 1832, nieto de Napoleón Bonaparte y soberano de México desde 1863 hasta que murió fusilado por el ejército liberal mexicano en 1867, Moreno comienza preguntando: ``¿Sabías que Maximiliano era homosexual, pero que además disfrutaba compartir el lecho con mujeres?'' y ``¿Sabías que a partir de su llegada a México y varios años atrás, la pareja real nunca volvió a dormir en la misma cama y que las historias de amor eran totalmente falsas?''.
Según el libro, Maximiliano demostró desde pequeño inclinaciones por los varones, lo que relata el conde Carlos Bombelles, quien dice que se besaron cuando tenían apenas ocho años. Luego recuerda que en la isla portuguesa de Madeira pasaron cuatro noches con cuatro esclavos de ``cuerpos fornidos, selváticos, los propios de fieras poderosas ejercitadas para matar. Algún hechizo especial sentimos Maximiliano y yo cuando acariciamos esos brazos semejantes a troncos de árbol y tocamos sus piernas talladas en maderas oscuras preciosas'', para agregar que ``después de cada encuentro amoroso perdidos entre piernas, brazos, lenguas sedientas, labios mordelones ellos parecían adquirir nuevas fuerzas''.
El capítulo dedicado a Porfirio Díaz, quien gobernó México por segunda vez con poderes dictatoriales entre 1884 y 1911, habla de su enamoramiento de su sobrina de 13 años, hija natural de su hermana Manuela, y su afán de que fuera su esposa o su hija adoptiva, si la sociedad no le permitía esa relación incestuosa.
Pancho Villa no sólo luchó por la Revolución, matando y robando con sus seguidores. También se dio tiempo para las mujeres, según Moreno, quien transcribe un interrogatorio que le hicieron cuando fue capturado en el que le dicen que no tiene sentimientos. Villa responde mencionando que tuvo una hija con María Inés Parra en 1899, quien moriría poco después de caerse de un caballo.
``Eso te pasa por andar de caliente con tantas mujeres'', le critica el inquisidor. ``El castigo te lo mandó Dios''.
Luego Pancho Villa le señala que al año siguiente tuvo amores con Martina Torres, de cuya relación nació Juanito. La mujer murió en 1906, cuando esperaba otro vástago del revolucionario.

José Vasconcelos  en esta  trama, hay una parte donde la historia se estrella, se puede documentar que José Vasconcelos y Antonieta Rivas sostuvieron una relación amorosa, lo que no está documentado es lo sucedido en la habitación del hotel en la ciudad de Toluca durante su primer encuentro amoroso; donde se estrella la historia el novelista puede continuar, la historia termina en la puerta de la habitación pero el novelista puede traspasar la puerta como un fantasma, para sentarse o esconderse debajo de la cama contemplando todos los escenarios. Eso aconteció con Vasconcelos y Rivas, evidentemente él tenía una vocación política, era un gran filósofo e historiador y al mismo tiempo era un hombre muy conservador que tenía fuertes ligas con la Iglesia católica, por alguna razón Vasconcelos está enterrado en la Catedral de México, no a cualquiera lo sepultan en la Catedral.
Vemos a un José María Morelos apasionado en el terreno militar y político, que escribe Los sentimientos de la Nación (1813), que se constituye como Siervo de la Nación, que después dedica su esfuerzo en la redacción de la Constitución de Apatzingán (1814), que es un hombre exitoso y arrebatado, ¿por qué a la hora de la cama Morelos es un sujeto descafeinado, aburrido y apático?, simplemente no puede ser, mientras leemos las biografías que se escribieron sobre Morelos imaginamos un volcán, un hombre lleno de coraje, de entrega y entereza, sin imaginar la actitud que tenia en sus relaciones amorosas.
Es increíble ver a José María Morelos pelearse a machetazos por una mujer, aún siendo cura y líder de la Independencia, llevaba 11 años enamorado de Francisca Ortiz; cuando era un joven arriero, Morelos pierde el amor de su vida -por decisión de ella, no porque la secuestraran- es tal la frustración de Morelos que decide entrar al Colegio Nicolaita y estudiar para sacerdote, esto es importante porque cuando nos  preguntamos: ¿hasta qué punto el erotismo ha logrado cambiar la historia de México? de no haber sufrido la decepción amorosa, Morelos nunca hubiera entrado al seminario, ni conocido al cura Miguel Hidalgo y él no hubiera nombrado a Morelos líder de la Independencia para que continuara las batallas en Guadalajara, Morelia, Cuautla y Acapulco. Es importante conocer a este hombre volcánico, que se enfrenta a machetazos por una mujer, gana el duelo, pero ella lo abandona, dando un giro en la vida personal de Morelos y en el destino de México.

Sor Juana Inés de la Cruz parece que creció de una manera diferente a la demás mujeres, ella creció con cierto rencor hacia los hombres debido a que los hombres de su vida no fueron buenos con ella, además de que ella se creía mejor que los hombres e incluso superior, sin embargo ese mismo sexismo lo llevo a probablemente no tener una pareja hombre estable y a tener ciertas dudas en cuanto su orientación sexual.
Sor Juana Inés de la Cruz era un mujer bella tanto físicamente con intelectualmente era una gran dotada en el campo de la filosofía hasta el punto que llego a reflexionar acerca de cómo la mujer era sumisa ante el hombre y como el hombre la manipulaba a su antojo como marionetista mueve con sus dedos los hilos a la marioneta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada